Ya verán ustedes…. (Por Los tacones de Alejandra)

Me baje al colegio decidida decirles de todo a las coordinadoras de primaria de mi hijo. Realmente estaba fastidia de llamar por teléfono  casi a diario para preguntar respetuosamente de cierto libro carente del paquete escolar, de saber qué día exacto les correspondería entregar a los alumnos sus útiles completos.

Por supuesto, su reacción era tirarme a loca.

Me parecía engorroso que mi hijo continuará trabajando en simples copias, tan caro que me costó el mentado paquete, el cual por cierto había pagado puntualmente en el tiempo indicado.

En fin, decir de todo era de todo.

En esas andaba, preparando incluso mentalmente mi discurso concreto, caminaba apresurada con los recibos de constancia del dichoso pago los movía de un lado a otro, como soplando mi coraje, iba rumiando bien molesta, encorajinada además de tener que caminar enzapatillada por aquel adoquinado destruido. Cuando de pronto escuche llorar un niño.

Me detuve agresivamente, voltee angustiada, reconocería ese llanto a mil kilómetros de distancia, era mi niño tirado en el suelo. Sentí derrumbarme también. Así entaconada de trece centímetros, corrí mucho mejor que mis recientes competencias, llegue inmediato a abrazarlo, cargarlo, limpiarle sus manitos, solo quería calmarlo.

Al verme sus lágrimas dejaron de salir. Él con su cara divina me dijo: “Eres la mejor, ¿Cómo sabias que iba a caerme mamá?”.

Yo embobada, le conteste igualito que Gothel, aquella mamá postiza que crío a la princesa de Rapunzel:

“Sabia es Mamá”.

Te invitamos a que continúes leyendo el resto del post: Dando click aquí.


Los tacones de AlejandraLos tacones de Alejandra

Mamá de tres, Vinera empedernida, Cuarentona, Soltera por decisión, Loca por las zapatillas, Corredora improvisada.

Si deseas conocer un poco más sobre el autor del post te invitamos a que visites su perfil en nuestro directorio.

Perfil: Los tacones de Alejandra