La clase prenatal que me hubiera gustado tener (Por Presente perfecto)

Ya les compartía en post anteriores lo trascendental que fue para mi el asistir junto a mi esposo a un curso de preparación al parto, ya que aunque yo ya había investigado un montón, me ayudaron a resolver muchas dudas que yo ni sabia que tenia. Me llenaron no solo de consejos bien fundamentados, sino de buena vibra y confianza para saber que yo y mi pareja -tanto en cuerpo como en mente- podríamos recibir a nuestra hija de la manera en la que teníamos planeado.

Sin embargo, aunque se tocaron temas escabrosos y hablamos de la montaña rusa de emociones que estábamos a punto de embarcar una vez que nuestra hija naciera, hubieron cosas que no se dijeron.

Esto para nada es una queja con el curso, no me canso de agradecerle a la vida por haberme topado con el anuncio en Facebook y haberme decidido a asistir.

El caso es que hay ciertas cosas que no descubres hasta que te conviertes en madre, y es que las instructoras por más buenos consejos y advertencias que nos pudieran haber dado, vivieron cada una SU experiencia de maternidad y aunque si bien, muchas compartimos esas emociones complicadas que vienen con el postparto, la experiencia de enfrentar nuestra propia sombra es muy individual como para poder compartirla al 100 con los demás; no porque nos de pena o no queramos abrir nuestro corazón a esos rincones oscuros, sino mas bien porque a veces toma meses entender lo que esta sucediendo dentro de nosotras.

Te invitamos a que continúes leyendo el resto del post: Dando click aquí.


presente perfectoPresente perfecto

Presente Perfecto nace de mis ganas de compartir mi visión de la maternidad vista desde el amor y el respeto.Porque se necesita que se hable de lo real, de lo duro, agotador y desafiante que puede llegar a ser esto de tener hijos y criarlos en un mundo…

Si deseas conocer un poco más sobre el autor del post te invitamos a que visites su perfil en nuestro directorio.

Perfil: Presente perfecto